Home / Noticias Variadas / PUCP: la universidad que completa su presupuesto con rentas inmobiliarias

PUCP: la universidad que completa su presupuesto con rentas inmobiliarias

La PUCP tiene este modelo de negocio porque sus ingresos por servicios académicos no alcanzan para cubrir su particular estructura de gastos. Este es un análisis de sus estados financieros.

La Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) tiene una estructura económica distinta a la de las otras universidades privadas del país. Una estructura que Carlos Fosca, vicerrector académico de la institución, cataloga como “sui generis“. En términos objetivos, se trata de un modelo de negocio en el que los ingresos por actividades core –el cobro por servicios educativos– no alcanzan para cubrir los egresos de estas mismas actividades. Un modelo que, en sí mismo, sería deficitario.

Para compensar esto –y aunque se trata de una institución sin fines de lucro–, la PUCP ha recurrido a fuentes de ingreso distintas al negocio educativo, la mayoría de ellas en el sector inmobiliario. Así busca sostener un modelo económico que carga, principalmente, con tres grandes mochilas: una abultada planilla administrativa, una política de financiamiento de inversiones restrictiva y la subvención que hace la universidad a actividades de investigación y fomento de la cultura.

SUPERÁVIT PARA INVERTIR

En los estados financieros auditados de la PUCP –que son públicos– se indica que en el 2014 la universidad facturó S/.723 millones y tuvo un margen operativo (utilidad de la operación como porcentaje de los ingresos) de 19.22%. Ese mismo año, la Universidad César Vallejo (UCV) facturó S/.532 millones y la Universidad Alas Peruanas (UAP) –la de mayor número de alumnos en el país– facturó S/.422.5 millones. Ambas tuvieron un margen operativo de 22.8% y 17.4%, respectivamente.

[Lea los análisis de los estados financieros de la Universidad César Vallejo y de la Universidad Alas Peruanas]

Un estudio realizado por PwC en el 2009, sobre la base de cifras de la UPC, USIL, Esan, Ricardo Palma, y la Universidad de Piura, indica que el margen operativo de estas universidades promedia apenas 5.7%. Es decir, el margen operativo de la PUCP está más cerca del de universidades como la UCV y la UAP, que de otras como la UPC o la USIL. “¿Por qué no marginar menos y así bajar las pensiones? Porque no lograríamos generar superávit y no podríamos invertir en los servicios que los alumnos necesitan. Los alumnos mismos se quejarían”, responde Fosca.

Por política institucional, la PUCP sólo puede financiar sus inversiones mediante préstamos cuando éstas garantizan un retorno en sí mismas, explica Fosca. “Por ejemplo, podemos prestarnos para construir un nuevo instituto de idiomas, para ampliar la Ceprepuc o CENTRUM, porque estas unidades generan retornos previsibles”, afirma. La universidad también recurre a financiamiento bancario cuando se trata de ampliaciones en sus negocios inmobiliarios.

Sin embargo, la política institucional dicta que toda inversión realizada dentro del campus, como el nuevo edificio de Ciencias Sociales que se planea levantar, deba ser financiada con recursos propios. Estos recursos provienen de la acumulación de excedentes. Para este año, la universidad planea invertir S/.75 millones dentro del campus, tras haber generado apenas S/.35 millones de excedente en el 2015 y S/.54 millones en el 2014. “Estamos echando mano de los excedentes acumulados en años pasados”, afirma Fosca.

La pensión mensual que pagan los estudiantes de la PUCP varía en un rango de entre S/.1,150 y S/.3,470, según la escala en la que el alumno se ubica. El número de alumnos viene creciendo a un ritmo de 2.8% anual desde el 2009 y supera hoy los 20,000.

UNA UNIVERSIDAD INMOBILIARIA

Fosca afirma que “los ingresos por servicios educativos de la universidad [pregrado, postgrado y formación continua] no alcanzan para cubrir sus egresos”. De los S/.723 millones facturados en el 2014, sólo S/.524 millones fueron por actividades académicas, mientras que S/.120 millones correspondieron a ingresos por “inversiones y servicios”. Fosca explicó que en este rubro están incluidos los servicios de consultoría que brinda la universidad y –en mayor medida– las rentas de sus inversiones inmobiliarias.

Hace 40 años –cuenta Fosca– por recomendación del profesor e ingeniero Fernando Giuffra, la PUCP tomó la decisión de incursionar en negocios distintos al educativo para cubrir su presupuesto. Lo hizo poniendo en valor sus terrenos, la mayoría de los cuales proviene de la herencia dejada a la universidad por el historiador y político José de la Riva Agüero y Osma. Así incursionó en el negocio inmobiliario de renta, tanto en retail como en oficinas. La universidad reportó en el 2014 S/.1,797 millones en inmuebles, mobiliario y equipo, y otros S/.1,071 millones en inversiones inmobiliarias.

La PUCP posee un edificio de alquiler de oficinas en el cruce de la avenida Camino Real y la calle Esquilache, en la misma manzana donde está el Centro Cultural de la universidad y una de las sedes de su instituto de idiomas, en San Isidro. Además, su activo más conocido es el centro comercial Plaza San Miguel, en el que alquila locales comerciales a diversas marcas. Este se maneja a través de una subsidiaria (Mall Service), que –según Fosca– no le reporta ningún gasto a la universidad y sólo le entrega el dinero obtenido por la renta de los locatarios y las oficinas.

En el corto plazo, contó el vicerrector, la PUCP planea construir en otro terreno de la misma manzana de San Isidro un centro de convenciones para alquiler, financiado mediante crédito debido a que su objetivo será generar rentas para la universidad. “Entregará S/.1.9 millones anuales en los primeros 15 años y, a partir del año 16, S/.15 millones por año”, afirma.

Del lado contrario, la universidad planea invertir S/.100 millones en la primera etapa de su nueva universidad gastronómica en Santa María del Mar en los próximos dos años. Esta sede se administrará en asociación con Gastón Acurio y funcionará en un terreno cedido por la municipalidad. En otro terreno del mismo distrito, también cedido, la PUCP planea desarrollar un complejo de innovación tecnológica. De acuerdo a su política institucional, estas inversiones deberían realizarse con fondos propios.

GASTOS SUI GENERIS

El core business de la PUCP es deficitario no sólo por su política de financiamiento de las inversiones, sino también debido a sus pagos al personal. Según los estados financieros, en el 2014 tuvo un gasto de S/.383 millones en “personal administrativo y docente”. Fosca explicó que, de este monto, la mitad corresponde al sueldo de profesores y la otra mitad al de administrativos.

La Federación de Estudiantes del 2013 reportó que la PUCPempleaba entonces un administrativo por cada nueve alumnos. Hoy Fosca admite que la universidad tiene un problema de sobrepoblación de personal administrativo e indica que, ante ello, “ha tomado la decisión de no contratar más empleados en ese rubro”. Una decisión que se entiende, además, porque por acuerdo sindical la universidad debe aumentar los sueldos de la planilla todos los años tomando como referencia la inflación.

En el 2014, la PUCP también reportó gastos en servicios prestados por terceros por S/.151 millones. Fosca detalla que se trata de proveedores como G4S en seguridad, Stansa en fotocopiado y el Grupo Eulen en limpieza. El servicio alimenticio está a cargo de distintos proveedores a lo largo del campus, como Charlotte y Prosana. Además, se incluyen gastos como pasajes aéreos y terrestres para profesores, honorarios por servicios judiciales, pago por servicios de investigación para que la universidad realice consultorías, etc.

Finalmente, el otro gasto que hace distinta la estructura económica de la universidad es la subvención a las actividades culturales, a la investigación académica y a carreras deficitarias [como algunas de humanidades y ciencias sociales], indica Fosca. “Es un gasto que no está reflejado en un único rubro en los estados financieros, sino que está un poco en todos”, dice. “Cada año, por ejemplo, subvencionamos con S/.5 millones al Centro Cultural. Tenemos una orquesta sinfónica que nos cuesta S/.500,000 al año, subvencionamos una banda de jazz, etc.”, agrega.

Esta estructura adicional de gastos no rentabilizables no la tendrían universidades privadas como las consideradas en el estudio de PwC, lo que explicaría por qué éstas sí pueden financiarse únicamente mediante sus pensiones, dice Fosca. Según el Scimago Institutions Ranking (SIR) 2015, la PUCP tiene 644 investigaciones publicadas en revistas académicas indexadas a la base de datos Scopus. Es la tercera universidad peruana en el ranking, por detrás de la Cayetano Heredia (1,228 investigaciones) y la San Marcos (892). La siguiente privada peruana, la UPC, tiene sólo 112 investigaciones.

http://semanaeconomica.com/article/sectores-y-empresas/educacion/190588-pucp-la-universidad-que-completa-su-presupuesto-con-rentas-inmobiliarias/ 9jun2016

Acerca de Sindicato PUCP

Te puede interesar

¿Cómo administrar el fondo que voy a poder retirar de la AFP?

Al disponer de sus ahorros previsionales, el jubilado se hace de la responsabilidad de asegurarse …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *